ISACA Journal
Volume 2, 2,016 

Translated Articles 

La ataraxia y la premeditación como elementos de juicio en el proceso de análisis de riesgos 

David Eduardo Acosta R. Consultor en seguridad de la información, CISA, CISM, CRISC, BS 25999 LA, CCNA Security, CHFI Trainer, CISSP Instructor, OPST, PCI QSA 

El 11 de septiembre de 2001 a las 8:46 a.m. como parte de un ataque terrorista premeditado se estrelló un avión de American Airlines contra la Torre Norte (WTC1) del Centro Mundial de Comercio (World Trade Center [WTC]) en Manhattan, Nueva York (USA). A las 9:03 a.m. (aproximadamente 17 minutos después) y bajo la mirada asombrada de miles de personas, un segundo avión (esta vez de United Airlines) colisionó contra la Torre Sur (WTC2). Ese día ningún plan de emergencia o de contingencia definido previamente fue 100 por ciento fectivo. Cientos de empresas (la mayoría de ellas despachos de abogados, bancos y empresas relacionadas con operaciones bursátiles) quedaron en quiebra y otras muchas no se pudieron recuperar. Algunas porque no contaban con un plan de continuidad de negocios, otras porque dicho plan se basaba en un esquema de redundancia/respaldo con un centro principal en una torre del WTC y un centro alterno en la otra y otras porque simplemente no valoraron la posibilidad de materialización de esta amenaza y optaron por asumir el riesgo, olvidando que este no era el primer ataque que sufrían dichos edificios.

Hoy, catorce años después de este suceso, los efectos colaterales y fallas causadas como resultado de esta acción terrorista se presentan como un claro ejemplo de fallas estratégicas en la definición de planes de recuperación de desastres (Disaster Recovery Plan) y planes de continuidad del negocio (Business Continuity Plan)1. Sin embargo, ¿se podían prever tales acciones? ¿Es REALMENTE necesario identificar estos escenarios devastadores y casi improbables para el establecimiento de una estrategia óptima y efectiva de continuidad de la organización?

Por otro lado, en 2011, Eran Feigenbaum (Director de Seguridad de Google Enterprise) describía en una entrevista: “… parte de nuestro plan de recuperación de desastres es asumir que lo peor ha ocurrido. En el escenario del último año, Google fue atacada por alienígenas y California fue borrada del mapa. Nos preguntamos: ¿qué haremos? ¿Cómo mantendremos en ejecución nuestra infraestructura?...”2. En Julio del mismo año, en Bristol (Inglaterra) el ayuntamiento local presentaba su plan de contingencia para la gestión de epidemias zombi (Contingency Plan For Handling Zombie Outbreaks), en donde definía una serie de acciones en caso de brotes de infecciones o pandemias que convirtieran a humanos en “muertos vivientes”, detallando el equipo necesario, formación, entrenamiento y acciones preventivas orientadas a la minimización del potencial daño que pudiera ser causado3. Siguiendo la misma línea, en Las Vegas (Estados Unidos) se ha creado una organización paramilitar llamada Z.E.R.T. (Zombie Eradication Response Team) que ofrece entrenamiento militar en guerra asimétrica a sus asociados para responder en caso de un apocalipsis zombi4.

En esta introducción se han presentado los dos extremos de la historia. Por un lado, aquellos que en su momento no valoraron el potencial riesgo frente a acciones devastadoras y estadísticamente improbables pero que finalmente terminaron ocurriendo y en el otro, aquellos que se preparan ante dichos hechos, invirtiendo tiempo y dinero pero que posiblemente no tendrán un retorno de inversión dada la incertidumbre tácita en la ocurrencia de estos riesgos. Entonces, ¿cuál de los dos acercamientos es el correcto para evitar sorpresas y estar preparado ante estas eventualidades, minimizando las pérdidas y garantizando una continuidad en los servicios?

La Ataraxia del Epicureísmo y el Fenómeno del “Positive Thinking”

Epicuro de Samos (341 a.C.–271 a.C.)5 fundó en la Grecia antigua una de las escuelas más importantes dentro de la filosofía: el epicureísmo. Bajo esta doctrina, el objetivo es la búsqueda de la felicidad a través de los placeres (hedonismo) y el rechazo de todo dolor6. Su pensamiento se puede resumir de la siguiente manera: “de dos males escoge el menor, de dos bienes el mayor”, denotando que el ser humano está predispuesto por naturaleza a aferrarse a pensamientos positivos y a rechazar y aislar aquellos pensamientos que le pueden causar dolor o sufrimiento. Mediante la aplicación de estos ejercicios mentales, el individuo podría disminuir la intranquilidad generada por los deseos, dedicándose al disfrute de los placeres bajo un entorno de imperturbabilidad emocional (ataraxia), muy similar al “upeksa” buscado por los budistas7.

Actualmente, esta filosofía ha permeado múltiples corrientes de pensamiento contemporáneo dentro de las cuales se encuentra el “Positive Thinking” (pensamiento positivo), que es la base de multitud de libros de auto-superación y mejora emocional. Siendo generalistas, muchos tratamientos psicológicos y metodologías de autoayuda - como aquellas basadas en la Programación Neurolingüística8 - intentan re-alinear cualquier desviación conductual dirigida por pensamientos negativos haciendo que el paciente trate de visualizar y proyectar mentalmente ideas positivas en su futuro (optimismo) y facilitando su camino hacia la “felicidad”, “superando” dichos pensamientos pesimistas. Muchos estudios se han realizado al respecto, incluyendo aquellos de Martin Seligman y Mihaly Csikszentmihalyi9, en los cuales han demostrado las ventajas de esta corriente, que se ha convertido en la fundamentación teórica y práctica de una nueva corriente psicológica denominada “Positive Psychology“ (Psicología Positiva).

Este tipo de pensamiento también rige las decisiones humanas en el momento de prever potenciales riesgos y prepararse para la definición de controles para la gestión futura de los mismos. El inconveniente se puede presentar cuando bajo esta perspectiva se pueda llegar a sesgar la visión holística de los riesgos y focalizar los esfuerzos solamente en escenarios “menos negativos”, descartando de plano aquellos que a simple vista podrían ser catastróficos o improbables debido al sentido crítico subjetivo—alineado con el pensamiento positivo—empleado para el análisis. Como resultado, la toma de decisiones estará enmarcada en un modelo mental predefinido compuesto por un subconjunto de alternativas “positivas” exclusivamente. Si dicho modelo se sale de control (cuando, por ejemplo, un riesgo descartado previamente se hace patente), se suele entrar en una fase de frustración, culpabilidad y depresión debido a la idealización de expectativas fundamentadas en la idea que “todo estará bien”. Esta visión ha sido profundamente analizada por Barbara Ehreinreich en su libro “Sonrie o muere” (“Smile or Die: How the Relentless Promotion of Positive Thinking Has Undermined America”) y aplicada a la manipulación mediática realizada mediante el “pensamiento positivo”10.

La Premeditación de los Estoicos y la Oscuridad Probabilística

El movimiento estoico encabezado por Seneca (4 a. C.–65)11 desarrolló un ejercicio mental al que denominaron “praemeditatio malorum” (o “premeditación de las desgracias”), que consistía en partir de un principio racional y objetivo para la identificación preventiva de acontecimientos futuros, dejando de lado cualquier emoción humana. Usando esta técnica, el individuo:

  • Se sitúa mentalmente en el escenario más negativo posible sin tener en cuenta la injerencia de ninguna probabilidad (primera premisa)
  • Considera que se producen todos los males posibles como si estuvieran ocurriendo en ese preciso instante (segunda premisa)
  • Partiendo de este entorno empieza a definir los potenciales controles que considere necesarios para responder en el caso que éste escenario se haga tangible, preparando la mente de antemano para hacer frente a la adversidad sin pretender ocultarla ni justificarla (tercera premisa).

A este primer ejercicio teórico de anticipación del pensamiento basado en suposiciones los griegos lo llamaban “malete” con referencia a la “meditatio” (meditación).

La segunda parte de este ejercicio mental se conoce como “gymnasia” e involucra un entrenamiento práctico para abordar tales situaciones en la vida real, inclusive si éstas han sido inducidas artificialmente12. Tanto “malete” como “gymnasia” hacen parte del “askesis” o ejercicios para el desarrollo del conocimiento a través de “máximas” (“dogmata”)13. En pocas palabras: a través del uso de las técnicas de “praemeditatio malorum” se puede meditar de forma racional acerca de los impactos y resultados de acontecimientos futuros y anticiparse dimensionando a las acciones que serán realizadas si estos acontecimientos llegan a ocurrir realmente.

Sin embargo, esta técnica si se lleva al extremo suele llevar consigo una serie de inconvenientes. Debido a que el ejercicio se basa en una ubicación mental en escenarios catastróficos, sin una adecuada contextualización el individuo puede desarrollar acciones ofensivas o defensivas sobreestimadas en escenarios normales con una gran carga de stress. Bien lo decía Michel Foucault: “La meditación acerca de la muerte es la culminación de todos los ejercicios”14, haciendo saber que hay cosas sobre las cuales no tiene sentido el tratar de anticiparlas. Debido a ello, es necesario definir de forma clara los umbrales de actuación bajo los cuales se desarrollará el ejercicio.

La Seguridad de la Información y el Proceso de Análisis y Gestión de Riesgos Desde un Contexto Racional

A lo largo de este artículo se han presentado las dos caras de la dicotomía del ejercicio filosófico de preparación mental: aquella que se basa en elementos “positivos” (ataraxia y positive thinking) y otra en elementos “negativos” (praemeditatio malorum), presentando sus ventajas e inconvenientes, sobre todo cuando estas prácticas se llevan al extremo. Con esto no se pretende desvirtuar de ninguna manera estas formas de pensar. Al contrario, el objetivo es tomar las virtudes de cada uno de estos ejercicios mentales permitiendo desarrollar un verdadero pensamiento crítico objetivo en el momento de identificar riesgos a futuro, focalizándolo dentro del área de la seguridad de la información, un campo con alto nivel de incertidumbre.

Uno de los elementos clave en la seguridad de la información es el proceso de análisis de riesgos. En esta actividad se intentan identificar los potenciales riesgos futuros que potencialmente afectarán a los activos de una organización y con base en ello proceder con el establecimiento de una serie de acciones orientadas hacia su gestión. Esta estimación se realiza mediante la identificación de los activos del entorno, del análisis de la magnitud del potencial impacto o pérdida y de la probabilidad que dicho daño ocurra. Debido a la casuística particular de este análisis en el cual no se cuenta con valores específicos como si de un guarismo se tratase, las variables que afectan esta evaluación son estimadas muchas veces en términos subjetivos. Es precisamente aquí en donde el elemento humano puede ser influenciado por cualquiera de los dos comportamientos descritos anteriormente (ataraxia y premeditación), lo cual puede conllevar a una toma de decisiones sobrestimada o subestimada.

Al igual que en cualquier otra actividad que conlleve la preparación frente a eventos futuros, el ejercicio mental de escenificación en seguridad de la información es indispensable. Preguntas como ¿qué sucedería si…? o ¿cómo actuaría si…? son fundamentales para la definición de una estrategia de seguridad en una organización y son elementos comunes en la elección de alternativas para la gestión del riesgo como resultado de una correcta identificación previa. Si dicha identificación de riesgos falla (porque es demasiado laxa o demasiado pesimista), el proceso de gestión de riesgo se verá impactado dejando a la organización a merced de potenciales situaciones negativas sin una respuesta asociada o de una inversión sobrevalorada.

Conjugando los modelos epicureísta y estoico descritos en secciones anteriores, se intentará analizar cada una de las fases del proceso de análisis de riesgos desde una perspectiva racional, describiendo qué partes de cada corriente se pueden aplicar con el fin de servir como un modelo referencial en este proceso. La clave en todo este proceso es minimizar hasta donde sea posible cualquier injerencia emocional proveniente de los individuos asociados al proceso, mantener una visión holística y crítica evitando el “efecto placebo” del pensamiento positivista y el “pesimismo excesivo” del estoicismo y equilibrando ambos elementos en función del coste/beneficio para la organización de acuerdo con los siguientes pasos:

  • Identificación y enumeración de potenciales amenazas—En esta fase del proceso, la recomendación es que el responsable o responsables del análisis empiecen realizando un ejercicio mental basado en las tres premisas del “malete” estoico, situándose mentalmente en el escenario más negativo posible y enumerando cualquier amenaza visualizada, sin importar qué tan irracional pueda llegar a ser con el fin de no descartar ninguna y desligando cualquier emoción que pueda surgir como resultado de dicha identificación. Este trabajo es clave ya que es la base de toda la actuación, lo cual redundará en la definición de un marco de trabajo holístico y efectivo.
  • Visualización mental del impacto causado por las amenazas identificadas—Con base en los resultados anteriores, por cada una de las amenazas encontradas se debe tratar de establecer el impacto en caso que sucediera en el momento actual. Nuevamente, no descartar ningún resultado ni tener presente ninguna probabilidad asociada (por ahora).
  • Agregación y creación de un catálogo de amenazas—Partiendo de un análisis detallado de todas las amenazas identificadas, tratar de ubicar características comunes entre ellas que permitan catalogarlas de acuerdo con el tipo de activo que afecta, la dimensión administrativa, lógica o física impactada o cualquier otro criterio que se considere necesario y agruparlas con base en dichos elementos comunes.
  • Puesta de los resultados en un contexto actual—Teniendo definido un catálogo de amenazas, el siguiente paso es aplicar un filtro objetivo e insertar las variables “reales y actuales” del proceso que permitan darle cierto valor a los grados de incertidumbre asociados: datos históricos de comportamiento de cada amenaza en la organización (en el caso que existieran), resultados de análisis de benchmarking extraídos de la comparación del riesgo de la organización con otras entidades similares, etc., lo cual permitirá agregar el factor “racional” al resultado. En este punto, ya se contará con un inventario de riesgos completo (Riesgo = Impacto x Probabilidad). Es en este paso en el que el uso del pensamiento positivo nos puede aportar su valor como catarsis y equilibrar la balanza.
  • Establecimiento de una estrategia de gestión—Aprovechando el catálogo desarrollado anteriormente, se deben establecer alternativas de gestión. Por cada riesgo se debe proceder con la creación de un árbol de decisiones en el cual se describan cuáles serían las acciones a tomar para gestionarlo en caso que se presentara. Esta acción coincide con la fase de la “gymnasia” estoica. En este punto se pueden identificar cursos de acción similares entre los diferentes riesgos, con lo cual se pueden establecer acciones globales orientadas a una gestión simplificada.
  • Enumeración de patrones conductuales frente a cualquier excepción—Finalmente se debe definir un conjunto de estrategias de actuación en caso que suceda algo inesperado o no visualizado en el ejercicio de identificación. La política a seguir en esta fase es “no expectativas = no frustraciones”. No se debe dar nada por hecho ni se deben asumir comportamientos de un riesgo bajo un modelo establecido, ya que se contaminaría el resultado con elementos subjetivos.

Como se ha visto, en ninguna de las etapas descritas se han tomado decisiones. Simplemente se ha trazado el universo de riesgos y alternativas lo más objetivamente posible y posteriormente—con base en un análisis coste/beneficio—se debe proceder con la priorización e implementación de cada tarea, labor a ser realizada por la Dirección de la organización.

Por otro lado—y para agregar un mayor nivel de objetividad a los resultados—el ejercicio puede ser realizado de forma conjunta por un equipo interdisciplinario de personas pertenecientes y ajenas a la organización, que deberán conocer las bases del ejercicio con antelación.

Breve Ejemplo Práctico

Supongamos que por consideraciones operativas dentro de una organización, se requiere desplegar una nueva infraestructura de servidores en un nuevo centro de procesamiento de datos (CPD). Dentro de un análisis de riesgos “estándar”, se partiría de un banco de amenazas predefinido, contemplando catálogos provistos por herramientas o metodologías y provenientes de la propia experiencia de la empresa. No obstante—y bajo las premisas descritas en este artículo—la intención es identificar potenciales amenazas que se puedan estar descartando por la subjetividad del individuo que la realiza y que por lo general suelen tener un impacto alto y su frecuencia tender a cero. Es decir: las situaciones altamente improbables pero catastróficas, que por su incertidumbre se tienden a obviar.

El diferencial entre un análisis de riesgos “estándar” y el modelo descrito en este artículo viene en la ejecución del ejercicio complementario de identificación de amenazas partiendo del “peor escenario” (“malete” estoico) obviando cualquier restricción emocional. Para este ejemplo, se plantearía una reunión del equipo interdisciplinar involucrado en el proyecto y empleando cualquier herramienta de trabajo grupal participativa (por ejemplo, “brainstorming” o “brainwriting”), se enumerarían la mayor cantidad de amenazas que pudieran afectar el proyecto sin descartar ninguna. Ejemplos:

  • Tormenta solar que afecte el funcionamiento de los sistemas informáticos desplegados y sus comunicaciones y datos
  • Ataques electromagnéticos que puedan afectar los dispositivos de almacenamiento
  • Impacto de meteoritos en la ubicación geográfica en la que se ubicarán físicamente los servidores
  • Efectos colaterales del calentamiento global (inundaciones, congelamiento de diferentes áreas geográficas, etc.)
  • Desplazamiento masivo de personal
  • Ataques terroristas contra personal o infraestructura
  • Derrame de productos químicos peligrosos
  • Ataque nuclear
  • Bombardeos por artillería pesada
  • Pandemias causadas por enfermedades desconocidas y/o existencia de “paciente cero”
  • Ataques de objetos voladores no identificados
  • Eventos políticos/legales como expropiaciones, dictaduras, etc

En primera instancia, todas estas amenazas serían altamente hipotéticas ante una posición crítica subjetiva ya que su frecuencia estaría cercana al cero y es en este punto en el que el descarte causado por el “pensamiento positivo” tendría la acción que se pretende eliminar. El resultado de este primer ejercicio tendría como resultado el complemento del catálogo de amenazas estándar con las nuevas amenazas identificadas organizado en función del activo o activos afectados así como su impacto.

El siguiente paso es la aplicación de la “gymnasia”, en donde se desarrollan estrategias para afrontar las amenazas anteriormente identificadas, dentro de las cuales se pueden encontrar:

  • Contratación de equipos independientes de seguridad privada
  • Uso de tecnologías de replicación de contenido en la nube (Cloud)
  • Despliegue de un centro de datos alterno en una ubicación geográficamente distante
  • Uso de tecnologías de comunicación análoga
  • Contratación de seguros con cubrimientos a daños inicialmente no contemplados

El resultado de este ejercicio es la definición de estrategias de gestión a cada una de las amenazas identificadas, no importa lo “extraña” que llegase a ser. Todas deberán tener una acción de prevención (si aplica) y mitigación asociada.

Este mismo ejercicio se puede aplicar en procesos de pruebas de planes de gestión de incidentes, de recuperación de desastres y de continuidad del negocio, ya que se partiría de los catálogos de amenazas “estándar” complementados con la aplicación de las técnicas del “praemeditatio malorum”.

Conclusión

El objetivo detrás de este artículo es el de cambiar el típico cliché post-percance en el cual se asume que “las desgracias son oportunidades” y en vez de ello prepararse de forma metodológica con las herramientas correctas empleando una perspectiva realista y objetiva sin caer en un pesimismo u optimismo injustificado en la gestión de la incertidumbre asociada a los riesgos. Un correcto ejercicio mental en el cual se visualicen los riesgos excluyendo al máximo cualquier emoción proveniente del subjetivismo del individuo que realiza el proceso permitirá ofrecer a la organización un abanico de alternativas para una adecuada elección de estrategias, equilibrando el “efecto placebo” del pensamiento positivista y el “pesimismo excesivo” del estoicismo.

Referencias

1 Virgona, T.; “September 11, 2001: Lessons Learned for Planning Disaster Recovery,” Pace University, USA, 8 May 2009, http://csis.pace.edu/~ctappert/srd2009/e2.pdf
2 Swan, G.; “Taken Over By Aliens? Don’t Worry; Google Has It Covered, ComputerWorld Australia, 22 August 2011, www.computerworld.com.au/article/398051/taken_over_by_aliens_don_t_worry_google_has_it_covered/?fp=4&fpid=1398720840
3 The Bristol Post, ”How Bristol Would Deal With a Zombie Attack,” 7 July 2011, www.bristolpost.co.uk/Bristol-deal-zombie-attack/story-12896585-detail/story.html
4 Zombie Eradication Response Team, http://zertnation.com/about-z-e-r-t/
5 Internet Encyclopedia of Philosophy, “Epicurus,” www.iep.utm.edu/epicur/
6 Ibid
7 O’Brien, B.; “Buddhism and Equanimity: Why Equanimity Is an Essential Buddhist Virtue,” About.com, http://buddhism.about.com/od/basicbuddhistteachings/a/Buddhism-And-Equanimity.htm
8 Tosey; P.; J. Mathison; “Introducing Neuro-Linguistic Programming”, Centre for Management Learning and Development, School of Management, University of Surrey (UK), 2006
9 Seligman, M.; M. Csikszentmihalyi; Authentic Happiness, Positive Psychology Center, University of Pennsylvania (USA), www.authentichappiness.sas.upenn.edu/seligman.aspx?id=157
10 Ellmann, L.; “Smile or Die: How the Relentless Promotion of Positive Thinking Has Undermined America by Barbara Ehrenreich,” The Guardian, 8 January 2010, www.guardian.co.uk/books/2010/jan/09/barbara-ehrenreich-smile-lucy-ellmann
11 Internet Encyclopedia of Philosophy, “Lucius Annaeus Seneca,” www.iep.utm.edu/seneca/
12 Robertson, Donald; The Philosophy of Cognitive-Behavioural Therapy: Stoic Philosophy as Rational and Cognitive Psychotherapy, Karnac Books, UK, September 2010, http://philosophy-of-cbt.com/the-philosophy-of-cognitive-behavioural-therapy/
13 Olssen, M.; Michel Foucault: Materialism and Education, Greenwood Publishing Group, Inc., 1999
14 Op cit, Robertson

David Eduardo Acosta R. Consultor en seguridad de la información, CISA, CISM, CRISC, BS 25999 LA, CCNA Security, CHFI Trainer, CISSP Instructor, OPST, PCI QSA, Pertenece al cuerpo de Oficiales Profesionales de Reserva del Ejército Nacional de Colombia como Teniente. Trabaja actualmente con Internet Security Auditors en Barcelona (España) y es el editor principal de PCI Hispano portal especializado en los estándares del PCI SSC en español. Puede ser contactado en dacosta@ieee.org.

 

Add Comments

Recent Comments

Opinions expressed in the ISACA Journal represent the views of the authors and advertisers. They may differ from policies and official statements of ISACA and from opinions endorsed by authors’ employers or the editors of the Journal. The ISACA Journal does not attest to the originality of authors’ content.