ISACA Journal
Volume 6, 2,016 

Translated Articles 

Etica de la información: Etica de la información a mediados del siglo 21 

Vasant Raval, DBA, CISA, ACMA 

Esta es la última entrega de la columna de la Ética de la Información. ISACA desea reconocer con profunda gratitud al autor de esta columna, Vasant Raval, por su significativa contribución de liderazgo de pensamiento al Journal de ISACA y a los lectores de todo el mundo a través de los años. La columna permanecerá archivado en el sitio web de ISACA para su referencia.

En su libro Código,1 Lawrence Lessig habla sobre los dos teóricos de la primera generación del ciberespacio que dieron a luz historias sobre el futuro del ciberespacio en 1996. Uno contempla que el futuro será un pacto entre dos fuerzas de orden—código social y comercio—mientras que el otro hizo hincapié en cómo el Internet ofrecerá más control al gobierno. El paso de unos 20 años desde estas predicciones ha traído cambios tectónicos en el código y el comercio, lo que afecta el orden social a lo largo del camino. En un corto período de tiempo, hemos dado paso precipitadamente en la segunda generación del ciberespacio.

Existen diferencias significativas entre la primera y la segunda generación del ciberespacio. La primera generación se dedicó a compartir la información, especialmente en el mundo académico y sobre todo para la investigación. La seguridad, la confidencialidad y la autenticación de usuarios eran nominalmente importante; la emoción primaria surgió de la capacidad de conectarse y compartir proyectos, el intercambio de información en tiempo real, y trabajar con sus compañeros y profesionales de forma remota. La segunda generación vio la migración del código para el mundo del comercio, donde la creación de valor económico, la eficiencia, la autenticación y la seguridad de la información adquirió importancia primordial. La velocidad de llegar al mercado, la globalización, la ampliación de las masas, éstas se hizo cargo de la agenda para el establecimiento de prioridades y la asignación de recursos en las empresas. Sin problemas de la primera generación del ciberespacio se convirtió en preocupaciones significativas de la segunda generación.

A la par de los observadores del ciberespacio de primera generación, una comunidad de especialistas en ética evolucionó para dar dar forma a las cuestiones morales en el espacio de la información cada vez más dominante. Cuando uno predijo el impacto de las computadoras en la sociedad desde el principio, varios líderes de opinión siguieron el hilo, incluyendo uno que define la ética informática como “un ámbito en cuestión con las aspiradoras de política y confusiones conceptuales en relación con el uso social y ético de la tecnología de la información (el subrayado es nuestro)”.2

IEs importante examinar la posible conexión entre la llegada del ciberespacio y un mayor nivel de interés en la ética de la información. Las cuestiones éticas son derivados de los cambios en el dominio en cuestión que dan lugar a nuevos conjuntos de dilemas. La aparición del ciberespacio ha producido una nueva cosecha de los dilemas más difíciles a resolver, a pesar de los preceptos y paradigmas para hacer frente a ellos siguen siendo los mismos. Por lo tanto, la práctica de la ética es desafiado, mientras que los principios éticos subyacentes permanecen estables. En ausencia del ciberespacio, la información que existía en el momento estaba controlada, y el intercambio de información ha sido protegida y con un propósito intencional. Con el advenimiento del ciberespacio, la compartibilidad de la información ha alcanzado niveles astronómicos (¡y hay más lejos que ir!). Preguntas acerca de quién controla la información compartida de repente disponibles en el ciberespacio y como tal control pueden ser utilizados por aquellos que poseen la información son fundamentales para las cuestiones de justicia, la equidad, el trato justo, la privacidad, la confidencialidad y así sucesivamente. Cómo se abordarán estas cuestiones tiene una connotación de valor y, como resultado, las consecuencias éticas.

Incluso en la era del ciberespacio, los dilemas éticos varían en el grado de criticidad. El uso de Roomba para aspirar mi hogar tiene problemas éticos limitados o inexistentes, mientras que el uso de drones para atacar a los insurgentes es un ejercicio diferente y valioso.3 Además, la era del ciberespacio funciona en ambos sentidos: A veces, ayuda a resolver un dilema ético, mientras que, en otras situaciones, puede crear uno nuevo con el que hay que tratar. Por ejemplo, en las carreras de camellos en Doha, cuando el sistema de posicionamiento global (GPS) habilitado para, los robots automatizados reemplazaron a muchachos sudaneses y esclavos muertos de hambre como jinetes,4 las atrocidades ocasionadas a los niños secuestrados fueron aliviados. En el mismo ciberespacio, el clásico problema del tranvía, “¿Es ético para matar a una persona para salvar cinco?”5 resurge como un rompecabezas en el tablero de dibujo de la lógica que regirá coches totalmente automatizados.

En un análisis, los jinetes, robots automatizados con GPS habilitado serían un ejemplo de la maleabilidad lógica del ciberespacio. “La lógica de las computadoras puede ser masajeada y formada de manera interminable”6 para crear beneficios económicos, una fuerza suprema que conduce a innovaciones como Facebook, Airbnb y Uber. Dados los mismos recursos de información del ciberespacio, la creatividad puede ser el único límite para desatar poderosos nuevos modelos de negocio. Una vez que nace una idea de negocio, sus procesos de información pueden ser estructurados para apoyar el nuevo modelo usando maleabilidad lógica. Así es como el transporte como un servicio nace con Uber y la hospitalidad como un servicio con Airbnb. Evidentemente, los dispositivos son necesarios; sin embargo, es maleabilidad lógica que crea valor.

Orden social

El ciberespacio apalancado por el comercio crea una compleja red de interacciones entre las partes interesadas, que repercuten en el orden social. Debido a que el orden social es la cara de la humanidad, refleja la aceptación y el respeto de la conducta centrada en el valor por parte de los individuos y las organizaciones. El orden social, en otras palabras, es donde la prueba de fuego de los valores humanos practicadas es evidente.7

Se puede argumentar que los valores son de dos tipos: estructurales y sustantivos. De acuerdo con un experto en ética, la Constitución de Estados Unidos y la Declaración de Derechos son indicativos de estos valores, respectivamente.8 Si bien ambos son críticos y complementarios en los juicios de valor, es el aspecto sustantivo del ciberespacio que cambia constantemente, creando nuevas realidades económicas y presentando nuevos desafíos éticos. Al proporcionar una plataforma para el llamado de un viaje, Uber y sus competidores han cambiado la dimensión sustantiva del ciberespacio. El proveedor no necesita un vehículo dedicado llamado “taxi” y el viajero no tiene que buscar un taxi. Las plataformas para llamados de viajes en el ciberespacio organizan para que el proveedor cumpla con el cliente, una nueva orientación de servicio a la vieja industria, gracias a la maleabilidad lógica del ciberespacio.

Cuando las innovaciones disruptivas entran en el mercado, lanzan el orden social fuera de equilibrio. Por ejemplo, con Airbnb y Uber, sus rivales tradicionales se enfrentan a posibles recortes de empleo, mientras que otros que necesitan ingresos adicionales acuden a la idea de trabajo a tiempo parcial. En última instancia, el empleo a tiempo completo puede reducirse mientras que el trabajo a tiempo parcial y sin apenas beneficios marginales asociados crecerán. Con los vehículos sin conductor, incluso el negocio tradicional de taxi no necesita una persona al volante, haciendo que el escenario se vuelva más complejo. Estos cambios estructurales en el mercado de trabajo no son fuerzas neutras en cuanto al valor. En todo caso, los dilemas éticos de los modelos de negocios de hoy en día del ciberespacio podrían resultar mucho más difícil de resolver.

La ironía es que mientras las carreras tradicionales se enfrentan a la extinción, habrá nuevas habilidades en la demanda, creando carreras florecientes en dominios como el análisis de datos. Sin embargo, el tiempo, los recursos, habilidades y aptitudes necesarias para la transición podría ser un obstáculo importante para la mayoría de las personas necesitadas. Como resultado, muchos podrían sufrir, exigiendo justicia y la equidad para su tratamiento.

La regulación es el proveedor de estabilidad en medio del caos. En este sentido, es el aliado más cercano a la ética empresarial. A medida que maduran las industrias, las regulaciones se vuelven más eficaces y previsibles en sus resultados. Ellos proporcionan el mínimo común denominador de las normas de comportamiento. Sin embargo, en el ciberespacio de segunda generación, la sociedad es constantemente golpeada por cambios considerables. Además, estos cambios no son lineales en un grado en que cualquier aprendizaje del marco regulatorio establecido no sea muy útil.

La química notablemente diferente del ciberespacio hace que gran parte de la regulación carezca de sentido; su traducción no es ni simple ni efectiva. Después de casi 20 años de proporcionar la debida diligencia para el ciberespacio, el gobierno de Estados Unidos está abandonando el control sobre el sistema de nombres de dominio administrado por la Corporación de Asignación de Nombres y Números de Internet (ICANN), el 1 de octubre 2016.9 Lo que esto hará a la dimensión estructural presente globalmente del ciberespacio es, en el mejor de los casos, incierto.

Vemos la lucha reguladora en la industria de la hospitalidad, el negocio de paseos, el despliegue de aviones no tripulados y los automóviles completamente autónomos. No hay buenas respuestas a la pregunta de cómo regular las radicalmente nuevas versiones de los antiguos ecosistemas. La revolución tecnológica financiera (FinTech) refuerza el mismo rompecabezas; es difícil determinar cómo y cuánto de la elaborada estructura reguladora de la industria bancaria y de servicios financieros podría aplicarse a los nuevos actores de la industria de pagos electrónicos. La cita “no hay sustituto y no hay mejor” regulador “que el punto de vista moral con su atención a las necesidades y preocupaciones de otros (énfasis agregado)”,10 enfatiza que una mayor dependencia de la moral reflexiva sería más beneficiosa que obediencia irreflexiva a la ley.

El futuro de la ética de la información

A medida que la lógica hace que las máquinas entreguen más, un papel cada vez más responsable es asignado a la máquina en una asignación de tareas de una máquina de manufactura. Con el tiempo, se diseñan sistemas de aprendizaje de máquina más complejos, dejando muy poco para los seres humanos, excepto en el diseño y codificación del sistema. Este papel humano aparentemente limitado es, sin embargo, muy importante para la ética de la información. Esto se debe a que los juicios de valor se ejercen y se incrustan en el ciberespacio por personas, no máquinas. La moralidad de una máquina está cerca de la base moral de los seres humanos que crean la máquina, al menos por ahora. A medida que las máquinas aprendan, el problema de la carretilla clásica puede ser abordado por la propia máquina.

El aumento de los malos elementos continuará, debido principalmente a dos razones. En primer lugar, los seres humanos son ingenuos y propenso a errores. Cometen errores y están sujetas a errores de juicio. El surgimiento de la ingeniería social presenta pruebas irrefutables de que la gente sucumbe a los estafadores, incluidos los esquemas de Ponzi11 y los estafadores. Segundo, cuando la tecnología obvia el juicio humano en una situación que crea un dilema ético, a menudo los seres humanos son tentados a comprometerse.12 Esto es, quizás, debido a la lejanía del impacto de su decisión. Ashley Madison es un ejemplo gráfico de cómo esto podría suceder; ya que se presenta a través de la tecnología, el tener una relación extramatrimonial no parece ser un problema para muchos. Como otro ejemplo, los estudios sobre la firma electrónica sugieren que las personas que firman electrónicamente no son dueños de su responsabilidad tanto como si se hubieran firmado en papel o, a veces, cuando no firmaron en absoluto.13

Ciberespacio continuará creando empresas muy potentes con un enorme alcance. Algunas de estas empresas serán bastante joven, dotado de baja madurez de la organización o una voluntad débil. Estos negocios serán más grandes en su impacto económico de algunas economías nacionales (Alphabet, Facebook y Uber son buenos ejemplos de empresas con muy grandes impactos económicos). La necesidad de garantizar cierto grado de equidad parece ir en aumento a través de estas plataformas tecnológicas de gran influencia.14 Estas empresas se convertirán en los guardianes de facto de la privacidad, la confidencialidad, el interés público y otros valores importantes para el mantenimiento del orden social. Porque crean, saben mucho más sobre él que los que guardan a los guardianes. Por lo tanto, tiene sentido, depender de estos negocios influyentes a la vanguardia para liderar el camino hacia el comportamiento ético. Queda por ver qué tan bien van a cumplir en forma individual y colectivamente con esta orden de altura. Presumiblemente, los objetivos materiales tienen prioridad en un negocio en comparación con los objetivos no relacionados con metas no materiales15 y es poco probable que cambien en el ciberespacio. En todo caso, el impulso de ser el primero en el mercado se vuelve más febriles. Ya vemos los signos de las compañías de carreras que acumulan riqueza sin precedentes en el mercado y pronto obtienen la influencia de un jugador casi monopolista en el espacio global. Curiosamente, a pesar de su tamaño, ningún jugador tendrá la influencia para silenciar a otros en el espacio. Sus esfuerzos individuales probablemente serían considerados como mejores prácticas.

Otra fuente alentadora para buscar orientación sobre el código de conducta son las instituciones que representan a varias profesiones en el centro de la revolución del ciberespacio. De hecho, deberían tener conocimiento e influencia para aprovechar las ideas colectivas para enmarcar las reglas de conducta en este espacio. Es difícil predecir si esto se materializará. El Consejo Internacional de Estándares Éticos para Contadores publicó recientemente un Manual del Código de Ética para Profesionales Contadores.16 Sin embargo, la publicación hace hincapié en gran medida el cumplimiento, cuando se requiere mucho más de las profesiones para hacer frente a los cambios sísmicos en el ciberespacio sustantiva.

La dimensión estructural del ciberespacio ha marginado la importancia de las fronteras nacionales y regionales. Hay mucho más que una empresa, o cualquier grupo de personas, pueden hacer hoy en día con poca preocupación por las fronteras nacionales. Sí, las naciones tienen la palabra en el control de los destinos de la región; sin embargo, será difícil para una región prosperar yendo en contra la corriente de la revolución del ciberespacio sustantiva. Por lo tanto, el futuro es un arma de doble filo; colaborar a través de fronteras, mientras que la gestión de los destinos de la nación será un acto de equilibrio para los futuros líderes políticos. En el proceso, colapsos éticos pueden suceder cuando se toman atajos para obtener una ventaja sobre los objetivos nacionales.

Ahora, las naciones ponderan si pueden vivir con algún sacrificio de la intimidad en los intereses de la sociedad. Mientras investigaba las escenas del crimen, la policía alemana ha encontrado recientemente que no captura suficientes datos de vigilancia para rastrear el movimiento de personas. En los intereses más amplios de la sociedad, una nación que es un firme defensor de la privacidad ahora está considerando si se puede sacrificar alguna privacidad para cazar criminales.17

La situación en Siria personifica toda una nueva ola migratoria de las personas procedentes de Oriente Medio a varios países de Europa y más allá. Esto no es un resultado directo del ciberespacio; sin embargo, tiene un impacto significativo en el futuro de la verificación de la identidad y la autenticación. Hasta el momento, las personas han recurrido a las autoridades nacionales para proporcionar identificación y autenticación de certificados (por ejemplo, pasaportes). Los refugiados pueden no tener cualquiera de estos si las perdieron o no podían llevar tales objetos personales. Y, si poseen documentos de identificación, aún es difícil de identificar a las personas basándose únicamente en documentos de su país de origen. Una alternativa es el uso de tecnología de la cadena de bloques para proporcionar datos de identidad y autenticación que trascienden las fronteras nacionales y autoridades locales.18 La idea merece experimentación y, a largo plazo, podría proporcionar medios de identidad y autenticación globales más eficaces y humanitarios.

Y, por último, los reguladores no pueden regular de manera efectiva lo que no saben o no pueden predecir. Por esta razón, van a tener que trabajar con líderes de la industria para comprender la nueva dinámica y, por lo tanto, descifrar los factores de riesgo para ser mitigados. Un enfoque colaborativo para desarrollar las regulaciones es la única manera. En los Estados Unidos, los reguladores han hecho eco de este sentimiento cuando, en el caso de las directrices para el uso de aviones no tripulados, divergieron del pasado buscando un enfoque colaborativo e incremental para el desarrollo de regulaciones de uso de aviones no tripulados. En cuanto a los automóviles autónomos, los reguladores estadounidenses han abrazado la idea de que, si los automóviles sin conductor podrían salvar muchas vidas, ¿por qué no antes que tarde?19 Los reguladores están preparados para trabajar con los fabricantes de automóviles y sus colaboradores electrónicos para obtener más información sobre los riesgos relacionados y cómo mitigarlo en el nuevo mundo del transporte.

La ética de la información es discrecional y, por sí misma, no puede producir valor, al menos en el corto plazo. Incluso para los valientes que quieren hacer lo correcto, la experiencia pasada puede no ser suficiente para identificar los dilemas éticos, y mucho menos resolverlos. Se exigirá un esfuerzo importante para proteger los valores humanos mientras que el progreso material sigue avanzando. Nosotros podemos ser rehenes de los dispositivos y medios de la eficiencia, por lo tanto, más cómodo, pero no feliz.

Este pensamiento lo resume así: “La humanidad es desordenada y la limpieza nos corresponde a nosotros”.20

Notas finales

1 Lessig, L.; Code, Basic Books, USA, 1999
2 Moor, J. H.; “What is Computer Ethics?” Computers and Ethics, 1985, p. 266-275, http://web.cs.ucdavis.edu/~rogaway/classes/188/spring06/papers/moor.html
3 Washington Post, “How Drone Strikes Get the OK,” article reprinted in Omaha World-Herald, 8 August 2016, 3A
4 Raval, V., “Machine Ethics,” ISACA Journal, vol. 5, 2014, www.isaca.org/Journal/archives/Pages/default.aspx
5 Dockser Marcus, A.; “The Refurbished Trolley Problem,” The Future of Everything, The Wall Street Journal supplement, June 2016, p. 76-79
6 Op cit, Moor, p. 3
7 Ibid.
8 Op cit, Lessig
9 McKinnon, J. D.; “Obama Administration to Privatize Internet Governance on Oct. 1,” The Wall Street Journal supplement, 16 August 2016, www.wsj.com/articles/obama-administration-to-privatize-internet-governanceon-oct-1-1471381820
10 Spinello, R. A.; “Code and Moral Values in Cyberspace,” Ethics and Information Technology, vol. 3, 2001, p. 137-150
11 Securities and Exchange Commission, “Ponzi Schemes,” USA, https://www.sec.gov/answers/ponzi.htm
12 Ariely, D.; The Honest Truth About Dishonesty, Harper-Collins, USA, 2013
13 Chou, E. Y.; “What’s in a Name? The Toll E-signatures Take on Individual Honesty,” Journal of Experimental Social Psychology, vol. 61, 2015, p. 84-95
14 Fisman, R.; T. Sullivan; The Inner Lives of Markets: How People Shape Them and They Shape Us, PublicAffairs, USA, 2016
15 Raval, V.; “Moral Dialogue on the IT-leveraged Economy,” ISACA Journal, vol. 3, 2016, www.isaca.org/Journal/archives/Pages/default.aspx
16 International Federation of Accountants, 2015 Handbook of the Code of Ethics for Professional Accountants, www.ethicsboard.org/iesba-code
17 Turner, Z.; “Germans Reconsider Tough Privacy Laws After Terrorist Attacks.” The Wall Street Journal, 24 August 2016, www.wsj.com/articles/germans-reconsider-tough-privacy-laws-after-terrorist-attacks-1471628581
18 Warden, S.; “A Digital Fix for the Migrant Crisis,” The Future of Everything, The Wall Street Journal supplement, June 2016, p. 46-47
19 Stoll, J. D.; “US Won’t Impede Self-drive Cars,” The Wall Street Journal, July 2016, p. 23-24
20 Parish, S.; “A Far-Out Affair,” The Future of Everything, The Wall Street Journal supplement, June 2016, p. 17-21

Vasant Raval, DBA, CISA, ACMA
Es un profesor de contabilidad en la Universidad de Creighton (Omaha, Nebraska, EE.UU.). El co-autor de dos libros sobre los sistemas de información y seguridad, sus áreas de enseñanza e intereses de investigación incluyen la seguridad de la información y la gestión empresarial. Las opiniones expresadas en esta columna son personales y no las de la Universidad de Creighton (Nebraska, USA). Él puede ser contactado en vraval@creighton.edu.

 

Add Comments

Recent Comments

Opinions expressed in the ISACA Journal represent the views of the authors and advertisers. They may differ from policies and official statements of ISACA and from opinions endorsed by authors’ employers or the editors of the Journal. The ISACA Journal does not attest to the originality of authors’ content.